historia y gente
historiaypersonas.png

Azeroth no es una tierra amable. Los conflictos han rodeado a este mundo desde hace generaciones - un mundo que se las arregla por sobrevivir entre guerras civiles, guerras raciales y batallas por tierra, magia o malentendidos. Los demonios que plagan los continentes siguen sus propias metas destructivas; aunque su ejército fue derrotado, es difícil eliminarlos por completo. Los no-muertos son otro factor, pues aterrorizan a los ciudadanos y contaminan sus cementerios. Los conflictos son algo común y las expectativas de vida son cortas para aquellos que luchan para crear un futuro mejor en este mundo devastado por las guerras pasadas.

hoyenda.png

Actualidad

El juego de World of Warcraft RPG tiene lugar después de estas Tierras en Conflicto.

En las tierras del oeste de Kalimdor la Alianza y la Horda estaban listas para establecerse en sus nuevos hogares, respetando la tregua y curando sus heridas tras un ataque inesperado que se originó en la nueva tierra de los orcos, Durotar. Las fuerzas de la Alianza de la destrozada Lordaeron, dirigida por el almirante Daelin Proudmore, estaban decididos en derrotar a los orcos de una vez por todas contra los deseos de los oficiales de la Alianza en Theramore. Jaina Proudmoore, la hija del almirante y líder de la Alianza, respeta a los orcos que lucharon junto a ella en la Tercera Guerra, liderados por el jefe de guerra Thrall, y deseaba mantener la tregua. Thrall decidió creer en ella y cuando contraatacó, la salvó a ella y a los suyos, matando a su padre y a sus fuerzas.

Al este de Lordaeron, Khaz Modan y Azeroth escupen sobre la esperanza y sobre el riesgo de muerte por la conducta violenta de los no-muertos del norte y los demonios y los brujos orcos que convergen en el sur. Por tanto, no es de extrañar que tanto la Alianza como la Horda huyeran hacia el oeste cuando perdieron la esperanza, pero todavía hay un grupo considerable de combatientes obstinados a la izquierda de los continentes, decididos a mantener sus hogares, independientemente de la amenaza.

lneatemporal.png

Cronología

La cronología que aquí se presenta resume los principales acontecimientos dela historia pasada y presente de Azeroth.

elclimaactual.png

Tensiones en la actualdiad

La tregua entre la Horda y la isla Theramore se mantiene, pero hay resentimientos entre ambos bandos. Tanto la Alianza como la Horda se expanden a lo largo de Kalimdor, estableciendo en cualquier lugar habitable.

Lordaeron sigue siendo controlado por los no-muertos, aunque se libra una guerra civil entre la Plaga de Arthas y aquellos no-muertos quen han roto su control conocidos como los Renegados. Los demonios deambulan libremente, aterrorizando a los pocos que siguen siendo fuerzas humanas.

Si bien el mundo ha sufrido el derramamiento de sangre y la guerra durante años, aún no hay indicios de que la crisis se acabará pronto. Cada una de las razas mortales comienza a posicionarse para lo que pronto podría convertirse en el periodo más crucial de la historia.

estadodenimo.png

Estados de ánimo

Los conflictos en Warcraft provienen en gran medida de los odios raciales, incluso yendo más allá de los 30 años de guerra entre la Alianza y la Horda. Si bien la amenaza de los demonios, no muertos o monstruos se ocupan de los ataques de la vida cotidiana de los ciudadanos, el conflicto verdadero sobre Warcraft proviene de estas tensiones. De repente, todas las razas de Azeroth se ven obligadas a vivir juntas, y la paz y la armonía son las últimas opciones.

alianzayhorda.png

Alianza y Horda

La tregua se mantiene entre la Alianza y la Horda, aunque la historia entre las dos implica allanamiento, saqueo, esclavitud, campos de internamiento y un montón de sangre, la unión anterior de fuerzas para destruir la Legión Ardiente fue suficiente para causar una tregua.

Desafortunadamente pronto se derramó sangre- de nuevo- entre ambas. En el momento en el que se demostró la capacidad de pelear uno junto al otro para evitar un daño mayor, se hizo añicos la paz. Por primera vez en su historia, la cohexistencia entre las facciones no conllevaba la esclavitud, los campos de internamiento o diversas incursiones. Entonces, de manera desconocida para ambos bandos, las fuerzas de la Alianza de Lordaeron, dirigida por el almirante Daelin Proudmoore, atacaron a la Horda. El razonamiento era vago y cambiante: necesitaban que los orcos murieran de una vez por todas, la Horda no merecía el vasto reino de Durotar, mientras que la Alianza se tenía que conformar con una isla, y algunos incluso creían que los guerreros del almirante Proudmoore necesitaban vengarse por haber perdido en la batalla final de la Tercera Guerra.

Así que los problemas empezaron de nuevo. La Horda se resiente de los ataques contra su patria. La Alianza, aunque lamenta las acciones de sus aliados, no están muy contetos con el daño hecho a Theramore cuando las fuerzas de la Horda contraatacaron. Aunque Thrall y Jaina Proudmoore todavía afirman la tregua, no está tan claro entre las clases inferiores. La Horda no viaja a la isla de Theramore y las caravanas de la Alianza, junto con sus aventureros, evitan Durotar y Mulgore. Cuando Thrall y Jaina se encuentran, lo hacen en territorio neutral, al sur de Durotar, Kalimdor. Sin embargo, cuando los que se encuentran son miembros de una de las dos alianzas, la sangre suele correr.

alianzayalianza.png

Alianza y Alianza

Aunque no hay una carta redactada, hay esencialmente dos alianzas en la actualidad. Una está en Kalimdor y que opera fuera de Ventormenta, en el continente de Azeroth. Los ciudadanos de la Alianza del este creen que los que partieron los han abandonado. Entienden que la guerra contra la Legión Ardiente ya ha terminado y que no fue una victoria, pero la vida es tan traicionera para los demonios, los nigromantes, los muertos vivientes, los brujos y los pícaros que, desde luego, no pueden sentirla como una victoria. Si los héroes que ganaron la guerra fueron tan poderosos, ¿por qué no vienen a casa para ayudar a expulsar a los no-muertos y recuperar así sus tierras?

La Alianza más reciente, por cierto, también está molesta con la anterior, ya que atacó Durotar sin la aprobación de Theramore, y la ciudad casi fue destruida por las acciones temerarias del almirante Proudmoore. Aunque la mayor parte de la ciudad apoyó el ataque a Durotar, no apreciaron a los recién llegados que hostigaronn a los orcos a atacar su nuevo hogar.

Aunque hay pocos viajes entre el este y el oeste en la actualidad, la gente espera poder seguir trabajando en los astilleros, fabricando barcos de transporte en lugar de flotas de guerra. Como ciudadanos de Theramore, cumplir con sus antiguos vecinos es la causa de diversas acusaciones entre ambas partes.

lahordaylahorda.png

Horda y Horda

Los orcos están sufriendo una revolución cultural, ya que la sed de sangre arcana al fin está dejando sus cuerpos, dándoles tranquilidad. Ellos, en su mayor parte, siguen a Thrall, tanto en el interior, con el chamanismo, como fuera, con la fundación de Durotar. Sin embargo, no todos están satisfechos con estos movimientos, son los que aún viven en el continente de Azeroth. Aún se aferran a las viejas constumbres y desprecian los cambios.

Como las dos caras de la Alianza, las diferentes facciones de la Horda rara vez se encuentran, pero hay algunos brujos orcos en Kalimdor a los que les gustaría volver a tomar el control de la Horda, y están ganando fuerza en el desierto para hacerlo.

elfosdelanocheyaltoselfos.png

Elfos de la noche y altos elfos

Los años de conflicto entre los elfos de la noche y los altos elfos, entre la Alianza y la Horda, hacen que parezcan como niños discutiendo por su juguete. Cuando los altos elfos perdieron su inmortalidad, con el tiempo, se olvidaron de sus hermanos, nacían y morían… y creaban sus propias leyendas. Por otro lado, los elfos de la noche recuerdan el daño hecho por los Biennacidos y ven a su descendencia como peligrosas bombas.

Cuando los altos elfos encontraron a los elfos de la noche, se dieron cuenta de que las leyendas eran ciertas y empezaron a resentirse por el hecho de que los elfos de la noche tuvieran acceso al poder que tanto se negaron a utilizar en el pasado (por no mencionar el asunto del exilio). Intentaron retomar los bosques imbuidos de magia por sí mismos, independientemente del hecho de que ambas razas pertenezcan a la Alianza.

elfosdelanocheyorcos.png

Elfos de la noche y orcos

Cuando los orcos llegaron a Kalimdor, necesitaban madera. Sin querer, enfurecieron a los elfos de la noche por la tala de árboles en los bosques sagrados y hubo varios enfrentamientos. Durante estas batallas, Grom Hellscream bebía sangre de demonio para aumentar su poder, y en un ataque de sed de sangre, dirigió sus fuerzas a matar a Cenarius, protector y amigo de los elfos de la noche.

Aunque se pusieron del mismo bando para enfrentarse a la Legión Ardiente, los elfos de la noche se unieron a la Alianza en vez de a la Horda, a pesar de que los elfos, al igual que la Horda, siguen la magia divina (mientras que la Alianza usa la magia arcana) los ven como salvajes que no son de fiar. Los orcos creen, por otro lado, que los elfos tuvieron una reacción exagerada en cuanto al asunto de la madera. En cuanto al tema de Hellscream, estaba influido por la sangre demoníaca cuando se enfrentó a Cenarius y, además, fue el propio Thrall quién acabó con él.

patriotismo.png

Patriotismo

Todo ciudadano entiende Azeroth como un mundo de violencia, pero incluso el héroe más veterano está tratando de recuperar el aliento después de el último par de años. Sin embargo, no hay tiempo para descansar, como la mayor parte de la gente está trabajando en establecimientos y en la vigilancia de las fronteras.
El nuevo hogar oficial de la Alianza es la isla Theramore. Su solución comenzó a ir bien, con casas, granjas e, incluso, una librería arcana, pero cuando la Horda atacó dejó la mayor parte de Theramore en ruinas. El estado de ánimo de la ciudad es de frustración y de ira, tanto hacia la Horda como hacia los líderes de la Alianza. ¿Por qué lo había permitido Jaina? ¿Por qué había permitido que destruyeran su ciudad y mataran a su padre? ¿Por qué no defender a su propio pueblo?Aunque Jaina tuviera sus propias razones (cómo que su padre destruyó la tregua, que atacó primero y que la Horda simplemente se defendió), son difíciles de aceptar por los ciudadanos. Ahora la Alianza se enfrenta de nuevo a la reconstrucción y hay mucha inquietud entre el pueblo.

De vuelta a casa en Lordaeron, los ciudadanos se preguntan simplemente dónde está la Alianza. El estado de ánimo es de desesperación, esperando la muerte a manos de los no-muertos o a bandidos que los echen de sus tierras. Hay pocos soldados y la ley no se cumple.

El pueblo de la Alianza sigue creyendo en su moral y sus objetivos, sólo que no están de acuerdo en cuanto a lo que esos objetivos se refiere. Un gran número de soldados marchan alegremente hacia Durotar en nombre de la Alianza, aunque Jaina Proumoore no esté de acuerdo. Tienen fe ciega en su alianza, aunque dudan de su líder.

En cuanto a la Horda, está dividiendo a su población entre los dos países. Mientras que la Alianza vuelve a reconstruir su isla rocosa, los orcos se ocupan de establecer las fronteras de Durotar, su territorio en el continente. Sus aliados, los taurens renegaron de su vida como nómadas y se establecieron en Mulgore. Además de los inesperados ataques de la Alianza, también deben ocuparse de los monstruos que no saben apreciar las nuevas fronteras.

Los orcos no han aclamado una verdadera patria desde hace treinta años. El suyo está destruido más allá del Portal Oscuro. Son ferozmente orgullosos y protectores de sus tierras, y con frecuencia te puedes encontrar patrullas en las fronteras y torres de vigilancia para observar a sus invasores. Los taurens tampoco han tenido patria, escapando constantemente de los ataques de los centauros, puesto que nunca han sentido que tengan un poder militar suficiente para defenderse. Como los grandes de la Horda, finalmente están dispuestos a instalarse. Y esa tierra preciada que ahora poseen, no la soltarán con facilidad.

Los trolls de la selva tuvieron que abandonar su patria cuando sus islas se hundieron durante un ataque de la Alianza. Ellos no quieren crear un país propio, una patria, prefiriendo estar a medio camino entre Durotar y Mulgore.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License